La Pampa: Comerciantes son las principales víctimas de incendio que arrasó con 60 viviendas

La Pampa, conocida por ser una tierra sin ley dominada por la minería informal, ha sufrido un duro golpe con el incendio ocurrido en la madrugada del último lunes. Ubicada en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata, esta localidad alberga a pequeños comerciantes que se dedican a oficios distintos a la extracción informal de oro. Sin embargo, a pesar de no estar involucrados en estas actividades, cargan con el estigma de habitar una zona donde convergen diversas problemáticas sociales.

El fuego se desató alrededor de las 12:30 a.m., sorprendiendo a los pobladores mientras dormían. Una densa neblina cubrió el lugar y el olor a humo alertó a la comunidad. Los gritos de auxilio resonaron en medio de la oscuridad, y las personas salieron corriendo para escapar del peligro.

Uno de los afectados relató angustiado: “Estaba durmiendo y escuché los gritos de la gente que pedía ayuda. No sé cómo logré escapar, pero salí corriendo de mi casa porque el fuego estaba a mi lado”. Lamentablemente, muchos no tuvieron tiempo de rescatar sus pertenencias.

Los vecinos intentaron alertar a los demás tocando los pitos, pero las construcciones precarias y los materiales inflamables contribuyeron a que el fuego se propagara rápidamente. En cuestión de minutos, alrededor de 60 viviendas quedaron reducidas a cenizas, dejando sin hogar a más de 200 personas.

Un comerciante de abarrotes afectado expresó su desesperación: “Salí con lo puesto, no pude sacar nada de mi casa. No tengo ropa, mis ahorros se quemaron y, además de perder nuestra casa, perdimos toda nuestra mercadería. Mi esposa está devastada y no sé cómo consolarla”. Estima que las pérdidas materiales ascienden a 100 mil soles y hasta el momento no han recibido apoyo de las autoridades. Numerosas familias en La Pampa se encuentran en la misma situación tras el voraz incendio.

Ante la lenta respuesta de las autoridades, los vecinos se han organizado para brindar apoyo mutuo a los damnificados. Se están recaudando fondos y alimentos para establecer “ollas comunes”, donde un grupo de mujeres preparará comida para las familias que no tienen los recursos para alimentarse. 

Asimismo, se están gestionando espacios, colchones, carpas, ropa y frazadas para garantizar que las víctimas pasen la noche en un lugar seguro. Aunque no se reportaron víctimas mortales, los pobladores sienten un profundo vacío al ver cómo el fuego consumió en minutos las casas que les llevó años construir.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Instagram

Más popular