La “reactivación económica” es más importante para el Ejecutivo que el sacrificio de Arica

La bandera rojiblanca es el orgullo de todos los peruanos. Su origen se remonta a 1880 cuando, durante la guerra con Chile, se realizó la batalla de Arica y nuestros héroes nacionales, como Francisco Bolognesi y Alfonso Ugarte, dieron su vida para que el ejército chileno no ocupara las provincias de Arica y Tacna. Aquella batalla tuvo un saldo de más de 700 peruanos muertos y más de 1.000 heridos que fueron tomados prisioneros.

En medio de aquel combate, Alfonso Ugarte, quien, al encontrarse cercado por las fuerzas chilenas, agarró la bandera peruana y, para impedir que fuese llevada como trofeo, se arrojó en su caballo desde la cima del morro de Arica.

Batalla de Arica

Tuvieron que pasar 44 años para que, el 30 de abril de 1924, el expresidente Augusto B. Leguía promulgara un decreto supremo que precisaba la fecha de conmemoración para el símbolo patrio y a los héroes peruanos que sacrificaron su vida durante la guerra con Chile.

Esta conmemoración, tan importante para los peruanos, estaba a punto de convertirse en feriado nacional para que todos los peruanos tuviésemos presente el sacrificio de Ugarte y las vidas perdidas durante aquella batalla y honráramos a nuestros héroes. Sin embargo, el Ejecutivo, no consideró esto razón suficiente para aprobar la ley y apostó por el “crecimiento económico”, como si un día pudiese hacer la diferencia.

“La mejor manera de rendirle homenaje a la bandera es trabajando y sentar las bases para recuperar la economía”, fueron las palabras del presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola, restándole importancia a esta importante celebración.

Redacción El Machete

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Instagram

Más popular