De caviares y mentiras

Perú es un país que por años ha sufrido desigualdad y descontento social. De este descontento se han aprovechado muchos políticos, para acercarse a la población, dar un discurso bonito, convencer y llegar al poder. Pero cuando llegan al poder se olvidan de todas las cosas que dijeron a los más necesitados y solo se preocupan de llenar sus bolsillos.

A estos personajes se les reconoce como la izquierda caviar, quienes por años han estado detrás de los grupos de poder del país,escondidos detrás de un falso discurso moralista, inclusivo y progresista social.

En el Perú es fácil identificarlos porque se caracterizan por sentar posiciones a favor del movimiento Lgbtiq+ como el matrimonio igualitario, por exigir cuotas de género en la representación nacional – y muchas veces en el ámbito empresarial también – y por estar a favor del aborto. También consideran que la discriminacion a determinadas categorías de personas es la causa fundamental de la mayor parte de los problemas del país.

Estas líneas temáticas les facilitan su acceso a las minorías o a las poblaciones menos favorecidas del país, quienes ven en ellos una solución a sus problemas y se creen sus mentiras y engaños.

Lo cierto es que en el Perú no cabe un caviar más, están en casi todas las estructuras: en los medios de comunicación, en el Congreso, en las manifestaciones sociales, en las ONG, en las organizaciones criminales y hasta en las rondas campesinas. Su interés nunca será cumplirle al pueblo, sino cumplirle a sus propios intereses, porque son ellos quienes han llevado al país a este desastre que es hoy.

Surge la necesidad de un nuevo liderazgo que rompa para siempre con este grupo de privilegiados que toman champagne, mientras los que juran defender pasan hambre. La izquierda peruana está rota, maltrecha y abusada. Necesita reconfigurar sus bases y reemplazar a sus líderes para elegir una nueva estructura que sí represente al peruano.

Redacción El Machete

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Comments

Instagram

Más popular