Violencia y extorsión: Mafias en Lince asfixian con cobro de cupos a las trabajadoras sexuales

A pesar del estado de emergencia en Lince, la violencia entre las mafias continúa afectando a las trabajadoras sexuales, transeúntes y vecinos del distrito. La zona comercial, conocida por sus bares, discotecas y hoteles, es el epicentro de esta problemática.

Sigue leyendo: Asamblea Constituyente genera “incertidumbre política y social”, asegura abogado

El último incidente ocurrió el 7 de junio, cuando dos venezolanos, David Álvarez Aular (26) y Sandy Venales Espinoza (22), dispararon a dos mujeres jóvenes de su misma nacionalidad en el cruce de la avenida Petit Thouars con Las Heras. Los delincuentes habrían accionado contra las víctimas, ya que no habrían pagado el cupo exigido para trabajar. Además, dos transeúntes resultaron heridos. Pablo del Carpio, alcanzado por una bala perdida en la pantorrilla, y Manuel Yataco, con una herida en la oreja.

Este ataque es solo uno de los muchos que han ocurrido en Lince. En octubre de 2023, una granada lanzada al hostal Aristo dejó tres heridos. Semanas antes, una trabajadora sexual fue asesinada en el cruce de Petit Thouars con Ignacio Merino. La organización delictiva One Family es señalada como responsable de estos ataques, tras desplazar al Tren de Aragua en el control del cobro de cupos a trabajadoras sexuales.

Temor constante entre los vecinos

Los residentes de Lince viven atemorizados día a día. Carlos Ríos, vecino del lugar, explica:

“En Lince (las balaceras y el peligro) son pan de cada día. Simplemente descansan un tiempo y luego regresan. No hay tregua en este distrito. (…) La gente vive asustada. Puedo estar un día pasando con mi madre o mi pareja y puedo terminar baleado; esa es mi percepción”, nos explica este vecino de Lince, que vive a solo unas cuadras del lugar donde ocurrió el violento hecho de hace una semana.

Ver más: Cusco: Muerte de menor por neumonía sería el primer caso en la temporada de heladas

Otro vecino, L.B., también compartió su experiencia: “Seguimos viviendo con miedo. Siguen pasando lamentablemente los ataques a las trabajadoras sexuales por el cobro de cupos, lo mismo con los empresarios y comerciantes (…) Yo camino en mi distrito, regreso caminando de mi universidad a las 10 de la noche; me siento inseguro haciéndolo, pero debo hacerlo“, detalló.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Comments

Instagram

Más popular